Proyectación

Lo que nos diferencia de las demás especies no es el campo protésico/herramental; ni la capacidad prensil. Es nuestra capacidad de proyectación. Un proyecto, nunca está mal: es inadecuado para la propuesta, no coincide con las necesidades del comitente, no permite un diseño accesible (sea este por razones técnicas, económicas o de lenguaje: una interface de difícil comprensión o con caracteristicas semánticas no pertinentes) y siempre está abierto. Esa es la mejor de las características de un proyecto: su permeabilidad y su transformabilidad. Si logramos esta dinámica, si se transfiere este concepto y forma de abordaje al estudiantado, estaremos en un auténtico proceso de transferencia totalmente pertinentes al proyecto y diseño. Recuerden la frase de un colega: “no lo des por terminado”

Esta entrada fue publicada en Avisos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *